print logo

Protestas violentas en Brasil - Octubre 2013

El frente del Banco do Brasil en Río, destrozado por manifestantes. Foto: AFP 

RÍO DE JANEIRO.- Ventanales de comercios y bancos rotos, cajeros automáticos destrozados y otros escombros inundaban ayer las calles de Río de Janeiro y San Pablo luego de que se desatara el caos durante las manifestaciones de maestros que reclamaban aumentos salariales anteanoche.

Entre barricadas, cócteles molotov y gases lacrimógenos, Río fue el escenario de una batalla campal entre fuerzas policiales y manifestantes violentos que se infiltraron en una marcha de 20.000 personas que apoyaban la demanda docente.

Los enfrentamientos, que se produjeron luego de que los manifestantes intentaron invadir la sede del palacio legislativo municipal, terminaron con un ómnibus incendiado, otros cinco saqueados y daños en el consulado de Estados Unidos, que fue atacado con bombas molotov.

La violencia estalló una vez finalizada la pacífica marcha, en la céntrica plaza de Cinelandia, donde por lo menos 200 integrantes del denominado grupo Black Block, que defiende el uso de la violencia en las manifestaciones, atacaron el Concejo Municipal con diez cócteles molotov, además de romper varias ventanas, pintar las paredes y tratar de invadir el edificio.

Los grupos antidisturbios de la policía cargaron contra ellos con gases lacrimógenos y bombas aturdidoras, aunque no pudieron evitar que los violentos atacaran casi una docena de sucursales bancarias, además del consulado norteamericano.

En San Pablo, en tanto, un grupo de manifestantes que apoyaba las acciones en Río terminó también enfrentado con la policía.

La huelga de maestros de las escuelas primarias, administradas por el municipio, comenzó hace 53 días en rechazo a un plan de carrera y de salarios que según el sindicato beneficia sólo al 7% de sus afiliados, que trabajan 40 horas.

Las protestas de ayer, que se extendieron hasta la madrugada, estuvieron entre las más violentas en una serie de manifestaciones que sacudieron Brasil desde junio, cuando pequeñas marchas contra el alza en los precios del transporte público en San Pablo se convirtieron en un movimiento nacional contra los elevados impuestos, la corrupción oficial y los gastos para el Mundial de fútbol.

Este nuevo episodio de furia en las calles elevó la preocupación del gobierno de Dilma Rousseff, cuya política de seguridad dejó en evidencia nuevas brechas y volvió a ser cuestionada cuando apenas faltan ocho meses para la inauguración de la Copa del Mundo y 20 para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Agencias DPA, ANSA y EFE

Vea la noticia en http://www.lanacion.com.ar/1627253-violentas-protestas-en-brasil

 

Publisert 24. okt. 2013 23:26 - Sist endret 12. apr. 2014 09:04
Legg til kommentar

Logg inn for å kommentere

Ikke UiO- eller Feide-bruker?
Opprett en WebID-bruker for å kommentere